La Arquidiócesis de Los Ángeles anunció el 16 de marzo de 2020 la suspensión de misas y servicios, en medio de la actual amenaza a la salud por COVID-19